Balón Intragástrico ¿En qué consiste?

¿Cuándo es recomendable recurrir al balón intragástrico para adelgazar?

Si se tienen que perder más de 20 kilos, que puede llevar unos cinco meses, como poco, a veces es recomendable con contar con un empujoncito para que sea más fácil llegar a perder todo el peso que nos hace falta. En estos casos, el balón intragástrico para adelgazar puede ser la solución para adelgazar.

Podemos adelgazar esos 20 kilos haciendo solo dieta sin recurrir al balón intragástrico, pero si tenemos una forma de hacerlo más llevadero… nunca viene de más aprovecharla. Es como hacer 100 kilómetros. Los podemos hacer andando, claro que sí, pero si contamos con un medio de transporte… pues mucho mejor, no?. Pues con estas cosas es igual.

Los tratamientos para perder peso, pueden ser de gran ayuda, y hacer que consigamos nuestro objetivo más pronto y lo más importante, si tenemos un seguimiento semanal tanto con un nutricionista como con un psicólogo especializado en obesidad, el peso que perdamos, no lo volveremos a recuperar. Lo cual es más importante aún.

El balón intragástrico es un globo realizado en un material que resiste a los jugos gástricos y que es tolerado por la mucosa del interior del estómago. Se rellena con suero salino en una cantidad que varía de un paciente a otro dependiendo de la tolerancia al volumen que tengan en cada caso. Se implanta por endoscopia a través de la boca y suele estar implantado entre seis meses el balón convencional hasta un año los balones de última generación como el iBalón de IMEO.

Durante el tiempo que el paciente tiene implantado el balón, la sensación de hambre se ve muy reducida y la cantidad de alimento también se reduce mucho ya que el estómago tiene menos capacidad. De esta forma, el paciente apenas tiene sensación de hambre y necesita comer mucha menos cantidad por lo que adelgazar es muy fácil.

¿En qué casos se recomienda utilizar el balón intragástrico para perder peso?

En los casos que se ha aumentado de peso debido a las causas que vamos a describir a continuación:

Cambios hormonales en la menopausia: para esas mujeres que han aumentado de peso debido a problemas puntuales debidos a cambios hormonales en la menopausia y que necesiten perder entre 20 ó 25 kilos y que han sufrido un aumento de volumen en zona localizadas como caderas y abdomen.

Embarazo y postparto: para las madres recientes que han aumentado de peso durante el embarazo y postparto, es ideal para recuperar la figura.

Depresión, problema emocional o ansiedad: un desajuste alimenticio provocado por una etapa de ansiedad o depresión es una de las causas más comunes por la que una persona tiende a engordar de forma repentina y rápidamente en un corto espacio de tiempo.

Lesión deportiva o recuperación de un accidente que necesita reposo: hay personas muy activas que pueden comer bastante cantidad sin engordar debido a que tienen un gasto calórico elevado que si tienen un descenso brusco en su actividad física debido a una lesión o necesitar guardar reposo para recuperarse de alguna enfermedad o accidente, ganan mucho peso en poco tiempo.

En los casos en que se ha aumentado de peso de forma puntual, pero el paciente mantiene un estilo de vida y alimentación adecuadas, es en los que mejor funciona el balón intragástrico.

El seguimiento nutricional y psicológico son la clave del éxito

El éxito de todos los tratamientos y dietas para perder peso, dependen en gran medida de que el paciente siga las recomendaciones del nutricionista o sea capaz por sí solo de mantener una alimentación adecuada, porque si nos comemos todos los días una tarrina de mantequilla, por mucho que nos pongamos un balón o nos reduzcamos el estómago, no conseguiremos adelgazar.

El balón intragástrico es un tratamiento que para que funcione, hay que tener un seguimiento con un nutricionista una vez por semana, para que nos vaya adaptando la dieta y perdamos peso de forma saludable, manteniendo una alimentación adecuada.

Además, durante el tiempo que tenemos el balón implantado, si tenemos seguimiento con el nutricionista, aprenderemos a llevar una alimentación saludable que podamos mantener una vez que nos retiren el balón para no recuperar el peso después. En IMEO sabemos de la importancia del seguimiento nutricional y por eso, le damos a nuestros pacientes un seguimiento nutricional semanal durante el tiempo que está implantado el balón, pero aún más importante, seguimos con el seguimiento semanal durante unos meses después de haber retirado el balón, para asegurar que el paciente no vuelva a recuperar el peso perdido.

Otro factor muy importante es el seguimiento psicológico del paciente, que le ayude a mantenerse motivado para no abandonar la dieta, manejar la ansiedad y aprender una forma distinta de relacionarse con la comida en que no la utilice como forma de calmar la frustración, tristeza o ansiedad que les provoca su vida cotidiana.

El balón intragástrico funciona muy bien para perder peso, pero es muy importante que el paciente siga las recomendaciones del nutricionista, durante todo el tratamiento y cuando se retira el balón también ya que si no controla su alimentación de por vida, como cualquier persona engordará nuevamente.

Ten en cuenta estas recomendaciones para conocer más de cerca los motivos que dificultan la pérdida de peso. Recuerda que puedes enviar tus dudas de nutrición a “pregunta tu duda”.

Gracias por seguirnos.

¡Nos vemos en el próximo post!

ruben-bravo D. Rubén Bravo  –  Especialista en Nutrición naturopática – IMEO (Instituto Médico Europeo de la Obesidad) / Equipo Médico DudasDeMujer.com

 

 

Artículos relacionados