Caries: descubre los diferentes tipos que existen

Las caries se producen al destruirse la estructura dental debido a la acción de la placa bacteriana: bacterias que se adhieren a nuestros dientes. Cuando dicha placa no se elimina de forma correcta con una buena higiene dental, hay más probabilidades de desarrollar caries.

La mayor parte de las ocasiones, las caries aparecen en los molares y en los premolares, a consecuencia de la mayor cantidad de surcos que poseen con respecto a las demás piezas dentales, las cuales son más lisas. A pesar de que, a nivel general, se habla de caries, los profesionales odontólogos las dividen en varios tipos en función de la zona en la que se encuentren.

Clasificación de caries según la zona de la pieza dental en la que se encuentran
  • Caries de corona. Este tipo de caries son las más frecuentes y se dan, especialmente, en los niños. Afectan a la parte superior del diente, también conocida como corona. Al ser la principal zona en la que se produce la masticación, la probabilidad de que sea la zona en la que quedan más restos de comida es mayor que en otras partes del diente. Es el tipo de caries más fácil de identificar.
  • Caries de raíz o radicular. Es un tipo de caries crónica cuya frecuencia de aparición es mayor en adultos debido al proceso de retracción de las encías, el cual deja al descubierto la raíz del diente. Al ser ésta una zona que no está recubierta por esmalte, es más fácil que la placa bacteriana le ocasione daños afectando a la parte más sensible del diente: la dentina y la pulpa. Las personas que padecen enfermedades periodontales como gingivitis o periodontitis tienen una mayor probabilidad de sufrir este tipo de caries, ya que afectan directamente a las encías.
  • Caries interdental. Es la más difícil de percibir, ya que se produce en el espacio interproximal de las piezas dentales. Son zonas a las que el cepillo dental no llega, por lo que, para eliminar esta placa bacteriana, será necesario emplear hilo dental.
  • Caries secundarias o recurrentes. Reciben este nombre las caries que vuelven a desarrollarse alrededor de un empaste dental ya realizado previamente. Se pueden llegar a producir por dos motivos: que no se haya eliminado bien la caries inicial y ésta sigue avanzando, o que el empaste dental no se ha realizado correctamente dejando espacios a través de los cuales se pueda seguir infiltrando la placa bacteriana.
Síntomas de las caries

Los síntomas de las caries dependen de varios factores: de la propia persona, del diente en el que se produce, de si es una caries incipiente o avanzada, etc. Cuanto mayor sea el tamaño de la caries, mayores serán los síntomas que se notarán. Es aconsejable que, si se suman todos ellos, acudas a tu dentista a realizar una revisión. Entre ellos, cabe distinguir:

 

  • Dolor repentino en los dientes, aparentemente sin motivo alguno.
  • Mayor sensibilidad a la hora de comer o beber generándose molestias.
  • Agujeros, visibles como manchas negras en los dientes.
  • Halitosis. El mal aliento suele producirse por una acumulación de placa bacteriana en nuestra boca debido a una insuficiente higiene bucal.
Hábitos de higiene bucal

Llevar a cabo una correcta higiene bucal va a prevenir la aparición tanto de caries como de otro tipo de infecciones. Compartimos una serie de pautas para ello.

  • Cepillarse los dientes, al menos, después de cada comida.
  • Emplear productos complementarios de higiene bucal como hilo dental o colutorios que ayudan a finalizar la limpieza. Además, en el caso de que tengamos mal aliento, hay productos específicos que, además de limpiar, nos ayudan a combatir la halitosis, como los colutorios CB12.
  • Evitar comportamientos dañinos como el fumar o el consumo de productos azucarados, ya que favorecen la actividad de la placa bacteriana.
  • Acudir, al menos, una vez al dentista para que realice una revisión del estado de nuestra boca.

 

Etiquetas del artículo : , , , ,
Artículos relacionados