Cepillado de dientes: pautas para hacerlo correctamente

Las caries son uno de los problemas de salud más frecuentes en niños y adolescentes. Tal y como explican desde la Sociedad Española de Odontología Pediátrica: “La caries dental es una infección del diente; es una enfermedad bacteriana destructiva de las estructuras dentales producida por una serie de microbios que viven en nuestra boca”.  Por eso es importante que seamos conscientes de la importancia de incluir el cepillado de dientes en nuestra rutina diaria.

Cepillarse los dientes es uno de los hábitos fundamentales cuando hablamos de higiene personal y, para que sus efectos sean notorios, es imprescindible que hagamos esta limpieza de forma correcta. Queremos compartir una serie de pautas para poder tener una buena higiene bucal.

  • Hay que cepillarse los dientes, si es factible, después de cada comida. En el caso de que esto no sea posible, hay que mantener, al menos, tres limpiezas diarias: por la mañana, después de comer y después de cenar. Cuanto mayor sea nuestra higiene bucal, menores serán las posibilidades de que aparezcan caries.
  • A pesar de que es importante cepillarse después de cada comida, es necesario que esperemos, al menos, una hora para lavarnos los dientes tras la ingesta. Esto es así porque cuando comemos o bebemos se altera el PH natural de la boca tardando un tiempo en volver a la normalidad. Si nos lavamos los dientes tras haber comido, los ácidos que se producen en nuestra boca durante este proceso pueden dañar la superficie del diente; daño que se intensifica al estar frotando el cepillo con el esmalte de éste.
  • El cepillado debe durar alrededor de dos minutos. A la hora de realizarlo, debemos colocar el cepillo de forma horizontal y realizar un movimiento vertical, de arriba debajo de los dientes. Hay que limpiar las superficies interiores, exteriores y de masticado ayudándonos, para esto, del hilo dental. No hay que olvidarse tampoco de limpiar la lengua, ya que en ella se acumulan bacterias y partículas de comida que, si no se limpian correctamente, pueden provocar mal aliento.
  • Emplear colutorios que ayuden a finalizar la limpieza bucal. Los colutorios son soluciones que se emplean después del cepillado para eliminar las bacterias que quedan tras éste. Además, hay colutorios específicos para combatir otros problemas como la halitosis.

Si queremos lucir una boca sana y sonrisa bonita, recomendamos tener en cuenta todos estos pasos a la hora de realizar la limpieza bucal.

Artículos relacionados