Colutorios: ¿qué son y para qué sirven?

Los colutorios son soluciones que se emplean después del cepillado

A la hora de hablar de higiene personal, una que cobra vital importancia es la higiene oral. Esta hace referencia a todos los procesos que se llevan a cabo para mantener limpios y en buenas condiciones todas las partes que conforman la boca: dientes, encías, lengua, etc.

En nuestra boca habitan una gran cantidad de bacterias que pueden provocar caries, periodontitis o mal aliento, entre otros efectos. Por estos motivos es necesario darle a esta limpieza la importancia que requiere, ya que la relación existente entre la salud bucodental y la salud general de nuestro organismo es muy estrecha.

Hoy en día existen una gran variedad de productos que complementan al cepillado de dientes. Entre estos hay que distinguir los colutorios, productos muy recomendados por parte de los profesionales de la salud dental.

Los colutorios son soluciones que se emplean después del cepillado y tras el uso del hilo dental para finalizar la limpieza bucal.  Esto es así porque solo con el cepillado y la limpieza del hilo no es suficiente para realizar una limpieza completa y es por ello necesario emplear estos enjuagues. Su principal finalidad es la eliminación de los gérmenes y bacterias que persisten en la boca tras haber llevado a cabo el cepillado. Hay colutorios específicos para combatir, además, otro tipo de problemas, como pueden ser la halitosis o mal aliento.

Por norma general, los colutorios suelen tener una gran cantidad de flúor para defender la placa dental. Se recomienda su uso dos veces al día para prevenir la acumulación de placa, eliminar las partículas de comida que pudieran quedar en el interior de la boca y reducir la posibilidad de desarrollar caries, gingivitis, etc.

Recuerda: los colutorios son el mejor aliado para lucir una boca sana, libre de caries y mal aliento, afrontando cada día con una sonrisa radiante.

 

 

Artículos relacionados