Consejos para aplicar correctamente tu crema antiedad

La eficacia de una crema antiarrugas depende, aparte de los nutrientes por los que está compuesta, de la efectividad con la que nos la apliquemos en el rostro. Es decir, si podemos evitar realizar un “simple masaje” alrededor de la cara e intentar ser más cuidadosos con la aplicación, mayores serán los resultados. Con la finalidad de conseguir intensificar los efectos de las cremas antiarrugas, compartimos una serie de consejos.

Lo primero que hay que saber antes de realizar todos estos pasos, es conocer qué tipo de piel es la que tenemos: normal, grasa o mixta; ya que los productos específicos para cada una de ellas varían según sus características.

  1. Limpia tu rostro

Parece una obviedad, pero son muchas las mujeres que se saltan ese paso tan importante. El primer paso antes de llevar a cabo la aplicación de cualquier tipo de crema es tener el cutis limpio, sin restos de maquillaje o contaminación que dificulten la absorción de los nutrientes.

  1. Mayor cantidad de producto no es sinónimo de efectividad

Este es un error que comete mucha gente: consideran que cuanta mayor sea la cantidad de crema que empleen, mayores efectos experimentarán. Nada más lejos de la realidad, lo cierto es que lo más adecuado es seguir hábitos de higiene de forma diaria y emplear poca cantidad de crema, ésta no debe superar el tamaño de dos pasas o un guisante.

Si en vez de esto recurrimos a la opción de emplear mucha crema, ya sea de forma esporádica o habitual, lo que ocurrirá será el efecto contrario: la piel tiene una capacidad de absorción limitada, por lo que el exceso de crema dificultará su oxigenación.

  1. El contorno de ojos necesita una crema especial

La piel del contorno del ojo es la más frágil de todo el rostro, tan sólo tiene un grosor de 0,004 milímetros. Además de esto, tiene un menor número de poros que el resto de la piel, por lo que su capacidad de absorción es inferior.

Teniendo estos datos en cuenta, es imprescindible que si, empleamos cremas para el contorno de ojos, éstas sean ligeras y las apliquemos mediante pequeños golpecitos desde la sien al lagrimal y viceversa.

  1. A la hora de aplicar la crema, debes tener en cuenta la dirección de la arruga

 La cantidad de crema debe ser del tamaño de dos pasas o de un guisante y los movimientos deben ser firmes y suaves, aunque su sentido depende de la zona en la que se encuentre la arruga.

 Si las arrugas se han producido en la frente, principalmente como consecuencia de las líneas de expresión, la crema debe ser aplicada desde el centro en sentido vertical y ascendente.

  • Por otro lado, si las arrugas se han producido en los pómulos, los movimientos deben ser circulares, en sentido ascendente y en dirección a la sien.
  • En la zona de los labios, las arrugas suelen ser verticales, por lo que es aconsejable aplicar la crema mediante suaves golpecitos con el dedo de dentro a afuera, empezando por la zona céntrica y siguiendo el sentido que corresponde a cada lado: hacia la derecha en la parte derecha y hacia la izquierda en el lado izquierdo.
  • En la zona del mentón, la crema debe ser aplicada nuevamente con movimientos circulares y de dentro hacia fuera, empezando por el centro.
  • Por último, en la zona del cuello y el escote, las arrugas suelen ser verticales, por lo que se aconseja que la crema se aplique de arriba abajo.

Actualmente existen una gran variedad de productos para el cuidado facial dependiendo del tipo de piel que tengas y de la zona en la que la quieras aplicar.

Etiquetas del artículo : , , , , , , ,
Artículos relacionados