Descubre la función de la saliva como protectora de la salud bucal

La saliva juega un papel fundamental en la salud bucal de las personas, ya que, tanto su calidad como su cantidad, van a influir en el desarrollo de infecciones orales.

La saliva es una secreción líquida formada en un 99% de agua y un 1% de sustancias orgánicas e inorgánicas. Es un fluido incoloro, inodoro e insípido que se forma en las glándulas salivales, destacando de entre ellas la glándula parótida, la glándula submaxilar y la glándula sublingual. Éstas son las encargadas de producir entre 1 y 1,5 litros de saliva al día, una cantidad que, a medida que las personas van cumpliendo años, va disminuyendo.

Funciones de la saliva

La saliva cumple unas funciones muy importantes en lo que respecta a la salud bucal. Entre ellas, cabe distinguir las siguientes:

Función protectora. Tal y como explican desde el Colegio Profesional de Higienistas Dentales de Madrid: “La saliva nos ofrece una protección natural frente a la caries y la erosión dental, ya que en sus componentes tiene elementos (calcio, fósforo y flúor) que permiten amortiguar los ácidos de la placa bacteriana y los de origen alimentario”.

-Función digestiva. La saliva, gracias a las enzimas que la conforman, ayuda en la masticación de los alimentos convirtiendo la comida que ingerimos en el bolo alimenticio, iniciando así el proceso digestivo y evitando la probabilidad de sufrir atragantamientos.

Función comunicativa. La saliva se encarga de mantener las mucosas de la boca hidratadas, facilitando la dicción a la hora de comunicarse.

-Función antibacteriana. La saliva mantiene el equilibrio de los microorganismos que habitan en la cavidad bucal, manteniendo estable el pH de la boca. Además, también gracias a las enzimas que la componen, como la lizosima, tiene una función antibacteriana.

A pesar de que las personas suelen producir entre 1 y 1,5 litros de saliva al día, esta cantidad disminuye por la noche, por lo que es más fácil que las bacterias que habitan en la boca generen algún tipo de infección. Dado este motivo, es de vital importancia prestar una mayor atención al cepillado nocturno realizando una limpieza completa que incluya el cepillado, el uso de hilo dental y colutorios como CB12 que, además de contribuir a la limpieza y cuidado bucal, garantizando 12 horas de buen aliento.

Artículos relacionados