Descubrimos porqué la crema de noche debe ser un básico en tu rutina de belleza

La piel es uno de los órganos más importantes de nuestro organismo, ya que es la encargada de ejercer de barrera frente a los posibles ataques externos que nos encontremos a lo largo del día, además de ser una parte del cuerpo por la que eliminamos una innumerable cantidad de toxinas. Por esos motivos es de vital importancia que nos preocupemos por su cuidado.

Son muchos los factores que pueden suponer una amenaza para nuestro cutis provocando su deshidratación, aparición de manchas, etc. Tal y como afirma la Academia Española de Dermatología y Venereología: “El nivel de humedad, las temperaturas extremas (tanto altas como bajas), el viento, el sol y la radiación UV, son responsables de la deshidratación de la piel”.

Regeneración celular y ritmos circadianos

Si es a lo largo del día cuando la piel ejerce su función de barrera, es durante nuestro descanso nocturno cuando se desarrolla su proceso de regeneración celular. Además de esto, durante este proceso es cuando se produce la mayor cantidad de colágeno y ácido hialurónico, principales responsables de la elasticidad de la piel. Que este proceso regenerativo tenga lugar en horario nocturno tiene relación con los denominados ritmos circadianos: aquellos encargados de controlar el reloj biológico humano y de regular las funciones fisiológicas del organismo para que éstas sigan un ciclo regular cada 24 horas, normalmente coincidiendo con los estados de sueño y vigilia.

El principal motivo por el que es aconsejable incluir cremas de noche en nuestra rutina de higiene diaria es por el ya mencionado proceso de regeneración celular, el cual se produce durante las horas de sueño. Por la noche nuestra piel es más receptiva a los tratamientos, además de que se intensifican los efectos específicos de las cremas nocturnas, las cuales suelen ser más ricas en nutrientes que las cremas de día.

Células muertas

Las popularmente conocidas como células muertas son una de las consecuencias de la regeneración nocturna de la piel, células que se van desprendiendo poco a poco. En este aspecto cabe destacar que, a medida que vamos cumpliendo años, este proceso de regeneración se va produciendo más lentamente.

El hecho de emplear cremas, tanto de uso diario como nocturno, es muy importante para ayudar a la piel a realizar sus funciones, además de que ayudan a eliminar las sustancias que se acumulan en ésta y potencian la hidratación necesaria para que ésta se mantenga en buen estado.

Si queremos gozar de una piel saludable es importante que, además de seguir hábitos nutricionales saludables, realizar ejercicio físico y dormir, como mínimo, ocho horas diarias, incluyamos en nuestra rutina diaria cremas específicas para su cuidado.

 

Artículos relacionados