Día Mundial de la Menopausia: ¿de qué fases consta esta etapa de la mujer?

La menopausia es una etapa de la vida de la mujeres que se caracteriza porque los ovarios de éstas disminuyen la producción de unos determinados tipos de hormonas: estrógenos y progesterona, cuya principal función está relacionada con el proceso reproductivo. Este descenso hormonal supone una serie de consecuencias para el organismo femenino, siendo la más destacada la imposibilidad de desarrollar un embarazo.

Tal y como explica la Asociación Española para el estudio de la Menopausia: “La pérdida hormonal no se suele producir de manera brusca”.  Esto quiere decir que, aunque la llegada de la menopausia sea un proceso definitivo, no es un cambio que se produce de forma repentina, sino que se desarrolla poco a poco a lo largo del tiempo.

Premenopausia

En la mayoría de las mujeres suele haber una primera etapa, la cual es conocida con el nombre de premenopausia, o perimenopausia y que supone una transición en el cuerpo de la mujer a partir de la cual deja de producirse una ovulación al mes para producirse una ovulación más irregular que, con el paso del tiempo, dará lugar a la menopausia: ausencia de ovulación.

La premenopausia tiene lugar en torno a los 45 años y dura, aproximadamente, un período de cinco años. Sin embargo, este tiempo varía dependiendo de las características de cada mujer: si éstas han sido, o son, fumadoras y si no han llevado un estilo de vida saludable o han sido operadas de partes del cuerpo concretas como el útero o los ovarios, es muy probable que la premenopausia dure un período de tiempo inferior al de una mujer con hábitos más saludables.

Las principales características de esta etapa son reglas irregulares que, dependiendo del mes, pueden variar desde un sangrado muy abundante a otro muy escaso. Además de esto, pueden aparecer los primeros síntomas de lo que después se definen como “consecuencias de la menopausia”: sofocos, sequedad vaginal y sequedad en las mucosas, etc. A nivel psicológico, también se puede producir un aumento en los cambios emocionales que experimenta la mujer: depresión, ansiedad, etc.

Menopausia y postmenopausia

El inicio de la menopausia como tal viene determinado por la fecha de la última menstruación y se prolonga hasta la época de la postmenopausia, es decir, la etapa previa a la vejez, a partir de los 65 años. Hasta que la menstruación no ha desaparecido, al menos, durante doce meses seguidos, no se puede hablar de forma definitiva de la menopausia.

Durante la menopausia, nuestro organismo va a experimentar cambios en la salud sexual, ya que se produce sequedad vaginal, además de que aumentan las probabilidades de desarrollar osteoporosis y enfermedades cardiovasculares. Por otro lado, también se incrementan los sofocos y las dificultades para conciliar el sueño. Todos estos cambios que se producen en el organismo de la mujer con la llegada de la menopausia van a ir disminuyendo su intensidad una vez que se entra en la etapa de la postmenopausia, a salvedad de la posibilidad de desarrollar osteoporosis y problemas cardíacos, los cuales se mantienen.

A pesar de que es aconsejable seguir un estilo de vida saludable a lo largo de toda tu vida, cobra vital importancia seguir esta recomendación durante esta etapa. Seguir una dieta equilibrada, con especial importancia los alimentos ricos en calcio, realizar ejercicio físico y, en el caso de que sea necesario, incluir complementos alimenticios como como ExelVit® Menopausia para la menopausia, ayudarán a la mujer a sentirse mejor en esta etapa de su vida.

Artículos relacionados