El cólico del lactante: ¿por qué se produce? ¿qué puedo hacer?

Cólico del lactante: causas y soluciones

La llegada al mundo de un recién nacido es una de las mayores alegrías que puede tener una pareja. Sin embargo, durante el proceso de adaptación los primeros meses suelen ser algo difíciles.

Una de las circunstancias que más suelen preocupar a los padres es el llanto continuo del bebé. Es cierto que cuando los niños lloran, lo hacen porque es la forma de comunicar que tienen una necesidad en ese momento: hambre, frío, falta de cariño, etc. Sin embargo, no todos los motivos que conducen a un bebé al llanto son éstos.

El cólico del lactante

Tal y como recuerda la Asociación Española de pediatría, se conocen como cólicos del lactante “a los episodios de llanto que suelen durar alrededor de 2-3 horas al día más de tres días a la semana y que suelen aparecer a partir de los 15 días”.

Causas

Aunque es un trastorno que suele afectar hasta al 30% de los lactantes, las causas que lo provocan a día de hoy son aún desconocidas, aunque se sospecha que hay varios factores que pueden influir en el desarrollo de cólicos. Desde factores psicológicos y sociales, a considerarlo una consecuencia por un exceso de cambios en la rutina diaria de los bebés o por la inmadurez del aparato digestivo del bebé, provocando dificultades a la hora de expulsar los gases.

Soluciones

Lo más destacable a tener en cuenta es que los cólicos del lactante son algo temporal y que, por norma general, no suelen rebasar los cuatro meses de edad.

En el momento del llanto lo más aconsejable es intentar consolar al bebé mediante cariño. Por otro lado, tras darle el pecho o el biberón es conveniente ayudarle a eructar para que libere los gases o utilizar complementos alimenticios con Lactobacillus reuteri Protectis, un lactobacilo (bacteria viva) que habita de forma natural en el ser humano formando parte de su flora intestinal.

Artículos relacionados