Halitofobia o miedo irracional a tener mal aliento

El mal aliento, conocido científicamente como halitosis, se identifica como el conjunto de olores desagradables que se desprenden por la cavidad bucal. Aunque todos en algún momento hemos sufrido un episodio de mal aliento de forma puntual, como puede ser la halitosis nocturna, se estima que en torno al 25% de la población puede llegar a padecerlo de forma permanente.

A la hora de clasificar la halitosis, cabe distinguir las dos opciones a las que se puede enfrentar un paciente: halitosis genuina, la cual, a su vez, se puede clasificar en halitosis fisiológica o patológica, y pseudohalitosis, también conocida como halitofobia.

Cuando el paciente sufre de verdad mal aliento y éste se puede medir, estamos hablando de halitosis genuina. Dentro de ésta, la halitosis fisiológica se da por la falta de higiene bucal, mientras que la halitosis patológica está provocada por trastornos metabólicos y, por tanto, suele estar asociada a algún tipo de enfermedad. Por otro lado, cuando el hecho de padecer mal aliento es el resultado de la imaginación del sujeto y no puede ser medido, estamos hablando de halitofobia.

Halitofobia: definición

La halitofobia es el miedo irracional de algunas personas a sufrir mal aliento. Es un tipo de problema de origen psicológico que hace creer a la persona que sufre halitosis, cuando, en realidad, no lo padece. Esta circunstancia puede darse tanto si el paciente realmente ha padecido halitosis en el pasado como si no, y puede desencadenar comportamientos preocupantes como excesiva higiene bucal, malinterpretar las señales corporales de la gente de alrededor o abusar de productos como chicles o colutorios con la finalidad de “disimular” el mal aliento.

Acude a tu dentista

En el caso de que creas que padeces mal aliento, es aconsejable que acudas a los profesionales de la salud bucodental, ya que ellos podrán valorar más detenidamente ante qué tipo de halitosis estamos: halitosis fisiológica, halitosis patológica o halitofobia, también denominada pseudohalitosis.

Dependiendo del caso ante el que nos encontremos, las medidas a llevar a cabo variarán.

 -Halitosis fisiológica: la mejor forma de combatirla es mejorando los hábitos de higiene bucal.

-Halitosis patológica: suele ser un 17% de los casos y, al estar relacionada con una enfermedad subyacente, requerirá de tratamiento médico.

Pseudohalitosis: En este caso, el paciente deberá recurrir a un profesional de la salud mental que le ayude a superar esta situación.

Consejos para prevenir la halitosis

Dado que, en el 90% de los casos, el origen del mal aliento se encuentra en la boca, es aconsejable tener una correcta higiene bucal para evitar la aparición de la halitosis. Entre las principales recomendaciones, cabe destacar las siguientes.

-Es aconsejable realizar un cepillado de dientes después de cada comida. De esta manera podremos evitar posibles enfermedades periodontales como caries, periodontitis, etc.

Acude a tu dentista, al menos, una vez al año. El profesional sanitario se encargará de llevar a cabo una limpieza bucal y de asegurarse del buen estado de nuestra boca.

No abusar de productos azucarados y beber, al menos, dos litros y medio de agua al día.

-Actualmente existen colutorios específicos para combatir el mal aliento como los colutorios CB12, los cuales neutralizan el mal aliento durante doce horas.

 

Etiquetas del artículo : , , , ,
Artículos relacionados