¿Por qué es importante proteger a tu bebé de los rayos del sol?

Durante el verano son muchas las familias que aprovechan esta época para irse de vacaciones todos juntos. A la hora de llevar a cabo ese “turismo familiar” la playa es uno de los destinos más deseados. Sin embargo, también es habitual encontrarse a personas no debidamente protegidas de los rayos ultravioletas del sol.

Si analizamos los datos del cáncer de piel de los últimos años, tal y como informa la Academia Española de Dermatología y Venerología: “Cada año unas 4.000 personas en España desarrollan un melanoma y más de 74.000 tienen un cáncer cutáneo no melanoma”. Atendiendo a estas cifras, la protección dermatológica durante todo el año, y especialmente en la época estival, cobra vital importancia.

 Protección solar para tu bebé

Es importante destacar que la excesiva exposición a la radiación solar puede provocar cáncer. Es necesario que los padres presten vital atención a sus hijos cuando son pequeños en lo que respecta a este aspecto, ya que la radiación solar recibida durante la época de la infancia y la adolescencia aumenta las posibilidades de padecer cáncer de piel. Además de que la piel de los niños es más sensible a padecer quemaduras que la de los adultos. Tal y como informan desde el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Aragón: “Nunca se debe exponer a un bebé menor de seis meses al contacto directo de la luz del sol. Su piel es especialmente sensible a los efectos perjudiciales que los rayos ultravioletas tienen sobre la piel”.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la exposición a la luz del sol, siempre y cuando sea moderada y con la protección adecuada, es imprescindible, ya que ayuda en la producción de la Vitamina D, elemento que ayuda, entre otras cosas, a fortalecer los huesos.

Medidas para proteger al bebé

Entre los comportamientos que podemos llevar a cabo, cabe destacar:

  • Emplear ropa hecha 100% de algodón y no olvidar nunca accesorios como las gafas de sol y el gorrito, los cuales ayudan a proteger los ojos y la cabeza.
  • Aumentar su hidratación para evitar posibles casos de golpe de calor. En este punto hay que puntualizar que, tal y como afirma la Organización Mundial de la Salud, a los bebés menores de seis meses, no es necesario darle agua, ya que la leche materna contiene más de un 80% de agua.
  • Hay que prestar especial atención si vamos de vacaciones a la playa, a la montaña o al campo, ya que tanto la nieve, el agua, la arena y la hierba reflejan los rayos solares.
  • Emplear protectores solares adecuados a la piel y a la edad del bebé. La Asociación Española de Pediatría aconseja aplicar la crema entre 15 y 30 minutos antes de estar al sol y repetir la aplicación, al menos, cada dos horas.
Etiquetas del artículo : , , , , , , ,
Artículos relacionados