¿Qué relación existe entre la menopausia y el mal aliento?

La menopausia es el momento en la vida de la mujer en la que ésta deja de menstruar a consecuencia de los cambios hormonales que se producen en su cuerpo. Aunque no es un cambio que en sí mismo suponga graves molestias, sí tiene una serie de repercusiones para las mujeres, tal y como recuerda la Asociación Española para el Estudio de la menopausia, “a pesar de no ser una enfermedad, provoca, en la mayoría de las mujeres, síntomas molestos que alteran la dinámica social y laboral”.

Entre las consecuencias más conocidas podemos hablar de los típicos sofocos, del aumento de la temperatura corporal, la osteoporosis, etc. Sin embargo, hay otros cambios que, aunque son menos conocidos, también ocurren. En este caso estamos hablando del mal aliento y xerostomía, también conocida como sequedad bucal, problemas que, en las mujeres, se intensifican durante la menopausia.

¿Por qué en la menopausia se intensifican los casos de mal aliento?

Durante esta época, la disminución que se produce en la cantidad de estrógenos y progesterona, hormonas femeninas, provoca que se altere la composición de la flora bucal, las encías y los huesos.

Además, el déficit de estas hormonas tiene como consecuencia una menor producción de saliva por parte de las glándulas salivales. Dado que la saliva ayuda a mantener el equilibrio de las bacterias que viven en la boca, al ser ésta insuficiente, las bacterias pueden desarrollarse de forma más rápida. Al producirse este proceso, problemas como el mal aliento, las caries o la gingivitis pueden desarrollarse más fácilmente.

Posibles soluciones

La menopausia forma parte del ciclo vital de cada mujer y, aunque no es algo que se puede evitar, sí podemos llevar a cabo comportamientos que ayudan a impedir sus consecuencias.

  • Es importante visitar al dentista, al menos, una vez al año. De esta manera nos aseguraremos de que nuestra boca está en buen estado.
  • Seguir unos hábitos de higiene bucal correctos: lavarse los dientes después de cada comida y emplear productos como hilo dental o colutorios.
  • Cepilla correctamente los dientes e invierte el tiempo que consideres necesario para conseguir una limpieza bucal completa.
  • A la hora de combatir el mal aliento, hay productos como caramelos, colutorios o chicles que nos ayudan a mantener un aliento fresco a lo largo del día.
Artículos relacionados