Xerostomía, conoce más acerca del síndrome de la boca seca

La xerostomía, también conocida como síndrome de la boca seca o hipofunción salival, es un fenómeno que se caracteriza por la disminución en la producción de saliva en la cavidad bucal, ya sea de forma total o parcial. Tal y como afirman desde el Instituto del Aliento, tiene una prevalencia del 20% en España, aumentando hasta el 50% en personas de edad avanzada.

Los responsables más frecuentes de la xerostomía son los problemas específicos de las glándulas salivales, las cuales no funcionan correctamente. Además de esto, los desequilibrios hormonales, la deshidratación causada por la insuficiente ingesta de agua, los procesos de radioterapia, el síndrome de Sjögren o la ingesta de distintos tipos de fármacos, como pueden la medicación para la tensión arterial, antihistamínicos, antidepresivos, etc., pueden ser factores que influyen en el desarrollo de esta situación.

Tipos y síntomas de la xerostomía

Podemos distinguir dos tipos de xerostomía:

  • Xerostomía total, también denominada irreversible o crónica. Se produce cuando no hay ningún tipo de secreción salival por un problema estructural en las glándulas salivales: aquí podemos distinguir a los pacientes del síndrome de Sjögren.
  • Xerostomía parcial o reversible. En este caso disminuye el grado de salivación, aunque no en su totalidad, por algún motivo concreto como puede ser una enfermedad temporal, tabaquismo, estar tomando algún tipo de medicación que produzca este efecto, etc.

Aunque el síntoma más característico de la xerostomía es la sequedad bucal, existen otro tipo de pistas que pueden delatarla. Entre ellas, cabe destacar:

-Alteración a la hora de percibir el sabor de los alimentos.

-Dificultad a la hora de la masticación y el habla.

-Problemas periodontales, caries, halitosis, etc.

-Una sensación permanente de sed.

Tratamiento de la xerostomía

Actualmente, no existe un tratamiento específico para combatir la xerostomía, por lo que lo más recomendable es llevar a cabo medidas que disminuyan sus síntomas. Dadas las diferentes circunstancias que pueden provocar el desarrollo de la xerostomía, lo más adecuado es que se analice a cada paciente para averiguar el motivo por el que se está dando esta situación. Además de esto, también es aconsejable seguir una serie de recomendaciones generales:

Visitar al dentista de forma regular y cepillarse los dientes después de cada comida.

-Tener una correcta higiene bucal: hay que reponer los cepillos de dientes de forma regular, emplear hilo dental y colutorios. Además, actualmente hay colutorios específicos para combatir el mal aliento, uno de los principales síntomas de tener la boca seca.

-Realizar varias comidas al día y en pequeñas cantidades.

-En la medida de lo posible, hay que tomar sorbos de agua de forma frecuente.

Evitar los productos con cafeína y el alcohol.

No fumar. Los componentes tóxicos del tabaco influyen en la cantidad y en la composición natural de la saliva, un hecho muy perjudicial si ya de por sí tenemos problemas de sequedad bucal.

-Se pueden emplear estimulantes salivales: líquidos cuya composición imita a la de la saliva.

Artículos relacionados